martes, 8 de enero de 2013

El cazador cazado se extiende

Si hay algo que me hace feliz como activista es saber que mi proyecto, El cazador cazado, se expande y ayuda a otras mujeres. Esta iniciativa se está convirtiendo cada vez más en un grupo de autodefensa, en un proyecto colectivo, y eso me encanta. Hoy he recibido este mensaje de G., una chica de Tenerife que por primera vez en su vida se ha enfrentado a un agresor:

"Hoy fue MI PRIMERA VEZ!!! Que orgullosa y que empoderada me sentí tras enfrentarme al pseudo-hombre. Cuando pasé a su lado, me susurró "guapa" y, con toda la energía que me transmite Alicia Murillo, retrocedí hacia él y le pregunté qué había dicho. Lo repitió de nuevo pensando que me gustaría el cumplido y le dije con tono firme y alto que si le había pedido su opinión (contesta "no") y que no se volviera a dirigirme a mí para opinar sobre mi cuerpo porque yo no le había pedido su opinión. Salí de la tienda sin mirar atrás, no sé si alguien me oyó o si hicieron comentarios....me pica la curiosidad. Para la próxima solo me queda grabarlo en vídeo y enviarlo."

4 comentarios:

  1. Hola Alicia,
    Soy una sevillana que desde el extranjero sigue tu blog con mucho entusiasmo. Estas navidades he estado por la capital andaluza, y viví un momento del cual estoy muy orgullosa. Normalmente voy con música por la calle, lo cual a decir verdad evita también escuchar muchos comentarios que cada vez me hierven más la sangre. Por suerte o por desgracia, justo antes de llegar a mi casa, un señor de unos 80 años me dijo algo entre dientes. De repente sentí la llamada de Alicia y seguí tu ejemplo. Para sorpresa del señor, me dí la vuelta, me acerqué a él y le pregunté que si me había dicho algo. Me dijo que sí, que estaba "mu linda y mu bonita", y yo le dije que no le había pedido su opinión, así que la próxima vez no me la diera. Asombrosamente me pidió perdón, me dí media vuelta y me fuí.

    Se lo conté a mi madre y no me entendió, me dijo que pobre señor, que no me había dicho nada malo, que eso era un piropo...No sé si mucha gente pensará también así, que soy una exagerada. Pero yo me sentí bien enseñando los dientes, ya está bien de agachar la cabeza o cruzarse de acera. Y al que no me entienda, que piense si le gustaría que a su hija un viejo le dijera cosas por la calle. La prueba está en que si no es nada malo, también me lo habría dicho yendo con mi novio de la mano.

    Un saludo y gracias por tu proyecto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti. Por desgracia lo que describes responde paso por paso al patrón habitual: se minimiza la agresión y se cuestiona la reacción. Siempre existe un factor que victimiza al agresor (demasiada edad, demasiada poca edad, poca cultura, ignorancia...). La imagen del hombre viene continuamente infantilizada, solo así puede justificarse el cuestionamiento de la reacción de autodefensa. Ante este patrón a mí me sirve mucho el hacer oídos sordos de opiniones que no se han pedido. He dejado de preguntar a los demás ¿Qué te parece mi proyecto? Porque en realidad creo que debe darme igual lo que piensen sobre él. El patriarcado nos va a hablar a veces a través de la boca de quien más amamos (nuestra madre, por ejemplo). No debemos darles el poder de seguir juzgando y cuestionando nuestras reacciones. Al menos así lo veo yo. Gracias por seguirme y por tu valentía.

    ResponderEliminar
  3. Genial, y debo darle las gracias a G. de Tenerife, por usar el término "pseudo-hombre" para referirse a alguien que, precisamente, parece hombre pero no lo es. Así, demuestra el espiritu feminista, que nunca fué excluyente con el otro %50 de la población.

    Saludos y fuerza con el proyecto :)

    ResponderEliminar

No se aceptarán mensajes anónimos y... machirulo, no te esfuerces, van directos a la papelera así que no los leeré ni yo.